lunes, 14 de junio de 2010

INDÓMITA


Esta es la cuarta novela de la Casa de la Noche. Es quizás la que más abierto deja el final y puede que la más interesante.

No quiero contar mucho del libro, porque os lo estropearía a los que no hayáis leído aún la saga, pero resumo un poco algunas cosas de los anteriores:

Zoey Redbird es una vampira iniciada recién llegada a la Casa de la Noche. Suele pasar que un humano de repente se despierta y tiene un tatuaje a medio colorear en la frente. Lo que quiere decir que es un vampiro. La única de su familia que lo acepta es su abuela cheroqui, porque su madre se ha vuelto a casar con un fanático religioso y parece otra persona. Al llegar a la Casa se hace amiga de la "pandilla de lerdos": las gemelas Shaunee y Erin (que ni siquiera son hermanas), Damien (el amigo gay) y Stevie Rae (la paleta, tontita de turno). Pero bueno, a pesar de sus defectos, son sus amigos. Tienen ciertos roces con Aphrodite, la bruja mala del infierno (como ellos la llaman). Además, Zoey tiene a varios tíos con los que tontear: su ex novio humano, Heath y el fantástico y atractivo Erik. En la Casa tiene el apoyo de Neferet, la alta sacerdotisa (se me había olvidado mencionar que tienen una diosa, Nyx, que habla con Zoey) pero a veces las apariencias engañan (y no digo más).


Y ahora paso a hablar del cuarto libro en particular, así que los que aún no sepáis de qué va el asunto, no sigáis leyendo.


TITULO: Indómita (Untamed). La Casa de la Noche IV

AUTOR: P.C. & Kristin Cast

EDITORIAL: Trakatrá (La Factoría de las Ideas)


Zoey Redbird parece haberse convertido en la perfecta pringada. En una semana ha pasado de tener tres novios a cero, y de estar rodeada de un montón de amigos elegidos que confiaban en ella y la apoyaban a ser una marginada. Y hablando de amigas: de las dos que no la abandonan, una es una no muerta, y la otra no está marcada. Y Neferet le ha declarado la guerra a los humanos, cosa que Zoey sabe en lo más hondo de su corazón que está mal. Pero ¿acaso alguien va a hacerle caso? Al final del curso las aventuras de Zoey en la escuela de vampiros toman un rumbo salvaje y peligroso al poner a prueba las lealtades, sacar a la luz las verdaderas intenciones y despertar un antiguo mal.

RESEÑA:

En la sinopsis lo pone todo muy claro: Zoey está más sola que la una. Y no me extraña porque tanto cambiar de novio y engañarlos y tanto ocultarles secretos a sus amigos (aunque diga que es por su bien) tenía que pasarle factura. Aphrodite, sin embargo, sigue a su lado aunque siga soltando algún comentario que otro. Definitivamente es mi personaje favorito y el que más gracia me hace porque los otros amigos de Zoey (y Zoey algunas veces) me ponen enferma. ¿Es normal que una adolescente (crecidita ya) tenga algo en contra de las palabrotas? Pues Zoey no suelta ninguna (cosa de las autoras) y no sé como quedará en inglés, pero en español el "jolines" y el "demonios" no se usa nunca.

Bueno, a pesar de todo, Zoey nota una presencia oscura y maligna y hace las paces con sus amigos (yo creo que un poco por conveniencia porque Aphrodite en sus premoniciones le ha dicho que va a morir sola así que ¿cuál es la solución?). Erik sigue sin hablarle y con razón. Y a Neferet la evitan todo lo posible porque puede leer la mente de los "lerdos". Zoey tiene que hablar urgentemente con Stevie Rae (que ahora es una especie nueva de vampiro) así que, con la llegada de la más alta sacerdotisa, consiguen convencerla para ir a hacer de voluntarias en una organización de beneficiencia para gatos y así poder quedar con ella.

Algo más poderoso que Neferet y que no pueden comprender se está despertando y no saben como pararlo. La oscuridad cada vez es más profunda y unos asquerosos cuervos humanoides están al acecho. Zoey está asustada y no sabe qué hacer. Y con razón.

No quiero desvelar más de la historia. A mí con estos libros me pasa siempre lo mismo: empiezan siendo normalitos y más de la mitad son tonterías con los amigos y escapándose. Y cuando llegan los dos últimos capítulos ¡bum! sucede todo lo interesante y se acaba.
A pesar de lo tontos que pueden llegar a ser los personajes y de las faltas de ortografía y traducción, estos libros me gustan. No lo entiendo, pero me engancho. Los leo en un abrir y cerrar de ojos y encima me río.

Los títulos anteriores son (por ese orden): Marcada, Traicionada y Elegida. Y los próximos serás Hunted (Atrapada) y Tempted (Tentada). Si aún no habéis leído esta colección y os gustan los vampiros, los rollos adolescentes (no penséis que se dan solo besitos, ¿eh?), la magia y los males ocultos, entonces tenéis que hacerlo.


PUNTUACIÓN:


3 comentarios:

Rusta dijo...

Con esta saga no coincidimos. Me leí el primero hace poco y no me gustó nada. La protagonista me pareció insoportable, sus amigos también, y en general me pareció que el libro estaba todavía más idealizado de lo que suelen estarlo los de este género. Pero en fin, para gustos los colores :)


Besos.

Leyna dijo...

Yo he leído los tres primeros de la saga y para mí el mejor es Marcada, creo que a partir de ahí todo se lío excesivamente y las autoras empezaron a desvariar un poco :S
Además, ciertas escenas de Zoey con su "novio" humano se me hicieron muy muy repetitivas ¬¬

No sé si leeré Indómita, porque he visto tanto críticas buenas, como malas y normalillas >.<
De momento se queda en la librería xD

¡Saludos! =)

Mec dijo...

Rusta: Jaja tienes razón, son un poco insoportables, pero a mí me hacen gracia. No es que sea el mejor libro ni el más interesante pero ya tengo curiosidad por saber cómo acaba (si es que acaba algún día).

Leyna: sí, la verdad es que a veces repiten mucho las cosas, pero a partir de este creo que la situación va a ser distinta.

Saludos!